Home Noticias Las ‘guerras de poder’ entre Arabia Saudita e Irán se desarrollan en el Líbano

Las ‘guerras de poder’ entre Arabia Saudita e Irán se desarrollan en el Líbano

by notiulti


Los analistas dicen que el Líbano está pagando el precio de una guerra de poder entre los archirrivales Irán y Arabia Saudita que ha expulsado al enviado libanés de Riad en un movimiento emulado por varios otros estados del Golfo Árabe.


© Joseph EID
Los analistas dicen que el Líbano está pagando el precio de una guerra de poder entre los archirrivales Irán y Arabia Saudita que ha expulsado al enviado libanés de Riad en un movimiento emulado por varios otros estados del Golfo Árabe.

Líbano paralizado financieramente se encuentra en un nuevo tira y afloja entre los capos regionales Arabia Saudita e Irán después de que Riad y otros estados ricos del Golfo expulsaron al enviado libanés, dicen los analistas.

La crisis estalló el viernes cuando Arabia Saudita le dio al embajador del Líbano 48 horas para abandonar el país, llamó a su enviado de Beirut y suspendió todas las importaciones del Líbano.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Arabia Saudita dijo que las medidas se tomaron después de los comentarios “insultantes” hechos por un ministro libanés sobre la guerra de Yemen, pero también debido a la influencia del movimiento chiíta libanés respaldado por Irán, Hezbollah.

El grupo, dijo, controla los puertos libaneses y “secuestra” la toma de decisiones del gobierno en Beirut.

Los Emiratos Árabes Unidos, Bahrein y Kuwait se apresuraron a seguir su ejemplo.

La crisis es un nuevo golpe para el Líbano, un país en crisis financiera y política donde un gobierno frágil está luchando para asegurar la ayuda internacional, principalmente de vecinos árabes ricos.

Pero las declaraciones del ministro de Información, Georges Kordahi, en una entrevista grabada en agosto y transmitida el lunes, criticando la intervención militar liderada por Arabia Saudita contra los rebeldes hutíes respaldados por Irán en Yemen, socavaron estos esfuerzos.

Kordahi dijo que los huthis se estaban “defendiendo … contra una agresión externa”, lo que provocó airadas reprimendas de Arabia Saudita y sus aliados y llamamientos en el Líbano para su renuncia.

El analista Karim Bitar dijo que los comentarios de Kordahi fueron solo un detonante para un enfrentamiento geopolítico que se avecina.

La escalada “tiene muy poco que ver con lo que dijo este mediocre ministro de información … (y) todo que ver con el tira y afloja saudí-iraní que ha estado en curso durante los últimos años”.

– ‘Campos de batalla’ –

“Kordahi fue sólo un pretexto para algo que se estaba gestando durante mucho tiempo”, dijo.

Líbano es “uno de los campos de batalla entre Irán y Arabia Saudita” junto con Siria, Yemen e Irak, donde los dos rivales regionales apoyan a bandos opuestos, agregó Bitar.

La medida de Riad también refleja la determinación del reino de presionar al Líbano “para que adopte una línea más dura con Hezbollah”, dijo.

Hezbollah ejerce una influencia considerable en el Líbano, donde ocupa escaños en el parlamento, y ha sido designado como grupo terrorista por Arabia Saudita y gran parte de Occidente.

El primer ministro libanés, Najib Mikati, ha dicho que “lamenta” la decisión saudí e instó a Riad a reconsiderar su decisión.

No pidió explícitamente la renuncia de Kordahi, pero dijo que no habló en nombre del gobierno.

Instó al ministro a “tomar en consideración el interés nacional del Líbano … para apaciguar los lazos con los países del Golfo”.

Kordahi fue nominado por el Movimiento Marada, un partido cristiano aliado de Hezbollah y dirigido por Suleiman Franjieh.

El ministro se ha negado a disculparse, ya que tanto Hezbollah como Franjieh rechazaron los pedidos de su destitución.

Con el Líbano en las garras de una crisis económica y financiera, considerada por el Banco Mundial como una de las peores del mundo desde la década de 1850, la disputa diplomática se vuelve aún más dañina.

– ‘Pagando el precio’ –

Se produce cuando el capo sunita Arabia Saudita e Irán, de mayoría chiíta, han estado manteniendo conversaciones durante meses para aliviar las tensiones después de una ruptura de cinco años.

Los archirrivales rompieron las relaciones diplomáticas en 2016 después de que los manifestantes atacaron las misiones diplomáticas saudíes en la república islámica tras la ejecución por parte del reino de un venerado clérigo chiíta.

Bitar dijo que la última crisis también está vinculada a estas negociaciones entre Riad y Teherán, con el Líbano “pagando el precio”.

“Cuando dos elefantes pelean, es la hierba la que sufre y el Líbano, por enésima vez en su historia, es la hierba que sufre cuando estas guerras por poderes se vuelven más intensas”, dijo.

Las consecuencias diplomáticas del Líbano con Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos, Bahréin y Kuwait también se producen en un momento crítico para el pequeño país mediterráneo.

El frágil gobierno de Mikati no se ha reunido durante tres semanas en medio de una campaña encabezada por Hezbollah para destituir a un juez que investiga la devastadora explosión del año pasado en el puerto de Beirut, acusándolo de parcialidad política.

“El Líbano necesita un gabinete y no gana nada dándose un tiro en el pie mientras se encuentra en medio de un choque regional”, dijo Michael Young, analista del Centro de Medio Oriente Malcolm H. Kerr Carnegie.

“Dado que los saudíes consideran al Líbano como una tarjeta iraní, sienten que tiene sentido comportarse con el país” en su forma actual, agregó en Twitter.

Pero advirtió que “al aislar al Líbano, solo garantizarán que Irán y sus representantes locales refuercen su control” sobre el país.

lar / at / hkb / dwo / oho

<!–

Video: UN humanitarian chief urges focus on Afghanistan (Associated Press)

–>

You may also like

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.