Home Noticias Excéntricos de Eureka Springs

Excéntricos de Eureka Springs

by notiulti

Algunas personas vienen a Eureka Springs para comprar y comer. Algunos vienen a caminar, andar en bicicleta y remar en los arroyos de la zona. Algunos vienen para asistir a la Gran Pasión o visitar la Capilla Thorncrown.

Vengo a estudiar los excéntricos.

En ningún otro lugar de Arkansas, con la posible excepción de Hot Springs, hay tal colección de charlatanes, sinvergüenzas y timadores. Disfruto leyendo sobre ellos y pasando el rato en lugares donde alguna vez estuvieron.

Después de todo, este es un centro turístico establecido por primera vez poco antes de la Guerra Civil por el Dr. Alvah Jackson, quien más tarde comercializaría un producto conocido como Dr. Jackson’s Eye Water y establecería un hospital llamado Dr. Jackson’s Cave Hospital.

Los soldados heridos llegaron a Jackson para recibir tratamientos con agua de manantial local y remedios que había aprendido de los nativos americanos.

Y no olvidemos el Eureka Baby.

El descubrimiento de 1880 de lo que se decía que era un niño humano fosilizado en Eureka Springs no se reveló como un engaño hasta 1948.

Abby Burnett escribe para la Enciclopedia de Arkansas del Sistema de Bibliotecas de Central Arkansas: “El hallazgo se exhibió localmente y luego en todo el estado. En un año, el tallado, conocido como Eureka Baby o Petrified Indian Baby, se exhibió en St. Louis, Galveston y Nueva Orleans. Según los informes, se dirigía a la Institución Smithsonian en Washington en el momento de su desaparición.

“El engaño fue una creación de Henry Johnson, un comerciante de Scottsville en el condado de Pope que modeló de cerca su engaño en el famoso gigante de Cardiff a nivel nacional. Este enorme hombre de piedra fue ‘descubierto’ en 1869 en Cardiff, Nueva York, y reconocido públicamente como un engaño al año siguiente en una demanda que enfrentó a su creador contra el showman PT Barnum. Tanto en los engaños de Cardiff como en Eureka Springs, los talladores de lápidas crearon imágenes de piedra, las enterraron y luego los excavadores de pozos las desenterraron. Ambos hicieron dinero para sus dueños “.

Los periódicos de todo el país publicaron artículos sobre Eureka Baby. Entre los escépticos se encontraba el historiador local LJ Kalklosch, quien lo llamó una “patraña”.

See also  Jokowi emite un decreto presidencial, el jefe de la unidad de investigación criminal de la policía se une al equipo de trabajo de BLBI

“Johnson tenía los medios y las conexiones para emprender tal estafa, ya que estaba relacionado con Marcus Lafayette Kelly, un tallador de lápidas de Fayetteville”, escribe Burnett. “Kelly creó una estatua de un niño de 85 libras y 26 pulgadas de largo, que luego fue encerrada en una gruesa capa de arcilla y ceniza, envejeciendo el mármol a un color gris azulado moteado.

“Alrededor del tiempo en que se estaba tallando, Thomas Campbell del condado de Pope y JB Hallum de Texas llegaron a Eureka Springs. Hallum compró un terreno cerca de la ciudad y contrató a Campbell para que cavara un pozo en él. El 1 de octubre, trabajando solo, Campbell supuestamente desenterró al bebé a una profundidad de cuatro pies “.

En 1880, miles de personas estaban llegando a Eureka Springs, atraídas por anuncios sobre los poderes curativos del agua de sus manantiales. Muchos visitantes estaban dispuestos a pagar para ver la última atracción.

“Johnson (quien estableció su reclamo comprando supuestamente una participación en la propiedad del bebé), Hallum y Campbell cobraron 10 centavos por ver el hallazgo, y luego elevaron la tasa a 35 centavos”, escribe Burnett. “En tres meses, habiendo agotado el interés local, los hombres llevaron su creación a Clarksville y Russellville antes de venderla a dos inversionistas de Little Rock por 4.600 dólares. El bebé volvió a cambiar de dueño en el transcurso de sus viajes”.

Johnson, Hallum y Campbell estaban muertos en 1948 cuando TJ Rowbotham concedió una entrevista al Arkansas Democrat, contando la verdadera historia del Eureka Baby. El hermano de Rowbotham había vivido en Eureka Springs en 1880 y le había alquilado una habitación a Johnson. Hallum era el cuñado de Rowbotham. Rowbotham reveló que Johnson y Kelley estaban relacionados por matrimonio.

Powell Clayton, el noveno gobernador de Arkansas, podría no haber sido un charlatán, pero ciertamente fue un personaje colorido y controvertido que tuvo un impacto en Eureka Springs.

Clayton, nativo de Pensilvania, se unió al Ejército de la Unión en mayo de 1861 después de haberse mudado a Kansas para trabajar como topógrafo. Fue ascendido a coronel y comandó una brigada de caballería durante la batalla de Helena del 4 de julio de 1863.

See also  Selecciones de Detroit News NFL: Semana 4

En agosto y septiembre siguientes, el regimiento de Clayton acompañó a las fuerzas del general Frederick Steele en la campaña contra Little Rock. Clayton, quien recibió un ascenso a general de brigada el 1 de agosto de 1864, compró una plantación cerca de Pine Bluff y se estableció allí con sus hermanos cuando terminó la guerra. Los hermanos finalmente acumularon más de 40.000 acres.

Clayton participó en la formación del Partido Republicano de Arkansas durante la Reconstrucción. Fue elegido gobernador y asumió el cargo el 2 de julio de 1868. En enero de 1871, la Legislatura lo eligió para el Senado de los Estados Unidos. Clayton rechazó el asiento. Fue elegido nuevamente por los legisladores en marzo, se dirigió a Washington y permaneció allí hasta marzo de 1877. Para entonces, los demócratas controlaban la Legislatura.

“Después de su derrota en la reelección, Clayton regresó a Little Rock, ejerció la abogacía y apoyó el desarrollo económico general”, escribe el historiador Carl Moneyhon de la Universidad de Arkansas en Little Rock. “En 1882, se mudó a Eureka Springs, donde especuló con tierras como presidente de Eureka Improvement Co., que fomentó la construcción de un ferrocarril y la construcción del Crescent Hotel”.

El gran hotel, anunciado como el complejo más opulento de Estados Unidos, se completó en 1886. La empresa de Clayton compró 27 acres de terreno boscoso, contrató a un conocido arquitecto de St. Louis y utilizó un equipo de trabajadores irlandeses para traer de vuelta 18 pulgadas. piedras gruesas de una cantera de piedra caliza en el río Blanco. Las piedras fueron llevadas al sitio de construcción por trenes y vagones especialmente construidos.

El Crescent se vendió en 1925, se vendió de nuevo en 1929 y finalmente lo compró en 1937 Norman Baker, quizás el más infame de todos los excéntricos de Eureka Springs. Operó un “hospital” en Crescent durante los últimos años de la Gran Depresión.

Baker había sido un elemento fijo en el circuito de vodevil a principios del siglo XX. Comenzó una estación de radio en Iowa en 1925 con las letras de identificación KTNT, que significaba Know The Naked Truth.

See also  ¿De dónde obtienen los talibanes su dinero y sus armas?

Baker también publicó TNT Magazine. Usó la revista y la estación de radio para atacar procedimientos médicos establecidos y la Asociación Médica Estadounidense. El presidente Herbert Hoover ayudó a lanzar el tabloide de Baker en 1930 al participar en un truco publicitario en el que el presidente presionó una “llave de oro” en Washington para “iniciar” la imprenta de Baker en Iowa.

Aunque no tenía educación formal, se hacía llamar Dr. Baker. Abrió un hospital en Iowa donde afirmó que podía curar el cáncer. Cuando el gobierno federal cerró su estación de radio, Baker se dirigió a México para operar la estación XENT al otro lado de la frontera con Estados Unidos. Después de comprar el Crescent, Baker continuó donde lo había dejado en Iowa, abriendo el Baker Hospital and Health Resort.

El vestíbulo del hotel fue remodelado y pintado de color púrpura brillante con diseños geométricos en las paredes. Baker fue arrestado por fraude postal en 1939 y el hotel cerró. Su juicio se llevó a cabo en enero de 1940 en un tribunal federal de Little Rock y Baker fue declarado culpable de los siete cargos. Su apelación fue denegada y Baker fue enviado a Leavenworth en Kansas para cumplir su mandato. Fue liberado en julio de 1944, se mudó a Florida y vivió allí hasta su muerte en 1958.

En su libro “Pure Hoax: The Norman Baker Story”, Stephen Spence escribe: “Lo que hizo que la farsa de Baker curar el cáncer fuera tan despreciable es el costo humano de su fraude. Cientos de personas que podrían haber vivido si hubieran recibido atención médica legítima murieron porque confían en su cura. El estafador común estafa a la gente con su dinero. Pero sólo un monstruo lo haría a costa de su última oportunidad de supervivencia “.

El Crescent cayó en mal estado y no se volvió a abrir hasta el 4 de julio de 1946. Después de una extensa renovación, se anunció como el “Castillo en el aire, en lo alto de los Ozarks”.


Rex Nelson es editor senior de Arkansas Democrat-Gazette.

You may also like

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.