Home Mundo encuentro con Natacha Aubeneau, vicepresidenta del tribunal judicial de Niort

encuentro con Natacha Aubeneau, vicepresidenta del tribunal judicial de Niort

by notiulti

Tras los anuncios del Guardián de los Sellos, el secretario nacional de la Union Syndicale des Magistrats dibuja un retrato alarmista de la justicia en Francia.

Cuando uno es escribano, magistrado o incluso abogado, los estruendosos inicios de la campaña presidencial no son como para vislumbrar el futuro con serenidad. El estado de la justicia en Francia no parece, de hecho, un expediente prioritario para candidatos oficiales o putativos. Y, obviamente, las medidas anunciadas ayer por el Guardián de los Sellos Eric Dupond-Moretti no parecen calmar la ira sorda que crece en los tribunales del país.

Una operación de desminado que tiene lugar tres semanas después de la publicación deun tribuno en el diario Le Monde firmado por seis de cada diez magistrados que denuncian “una justicia que no escucha y que lo cronometra todo”. En la vispera deun paro nacional, Natacha Aubeneau, secretaria nacional de la Union Syndicale des Magistrats, habla sobre estos anuncios ministeriales y el desorden de los profesionales de la justicia.

“Anunció 380 contrataciones para las oposiciones del próximo año. Este año, estamos en 260. Así que es un poco mejor, son cincuenta magistrados más. A este ritmo, para alcanzar los promedios europeos, tomaría cien años. Así es realmente no nos conviene”, comenta el magistrado.

De hecho, ayer, el Guardián de los Sellos tuvo cuidado de no mencionar las figuras de los CEPEJ (The European Commission for the Efficiency of Justice) que indica las medias europeas del número de magistrados por cada 100.000 habitantes. “Si lo aplicáramos a Francia, se necesitarían entre tres y cuatro veces más magistrados e, inevitablemente, no les gusta nada”, explica, “sin embargo, es una realidad. Se ha atrevido a decir que no era comparable, que el ordenamiento jurídico francés era diferente y que, según él, no tenía en cuenta a los jueces legos, cuando esto es falso”.

Pero, más allá de las cifras, es el malestar general de la institución que denunció este foro a raíz del suicidio de un joven magistrado de 29 años. “Cuando eres un tercio de lo que deberías ser, inevitablemente trabajas tres veces más rápido, cuesta llegar, acabas agotándote, de ahí la cantidad de burn-outs, de gente que ya no encuentra sentido a lo que hace. , que buscan salir por todos los medios, disponibilidad, desprendimiento, resignación para algunos. El ministro habló de renuncias y suicidios, dando a entender que eso no era mucho. Lo cual es muy delicado de su parte”.

En agosto pasado, Eric Dupond-Moretti anunció que el presupuesto del Ministerio de Justicia aumentaría por segundo año consecutivo un 8% en 2022. “Es un nuevo esfuerzo masivo el que se va a hacer, después de 607 millones de euros en 2021, el presupuesto de 2022 se incrementará, si la representación nacional lo desea, en 660 millones, es decir otro ocho por ciento de aumento. Esto es inaudito”, dijo entonces.

“Es principalmente para la administración penitenciaria y para nosotros, principalmente se trata de deudas inmobiliarias que deben pagarse con retraso”, replica Natacha Aubeneau, “el aumento del presupuesto para la mano de obra es casi nada. Si tomamos las llegadas y las jubilaciones, eso debe ser algo así como más de cincuenta magistrados al año, es decir nada, así no vamos a lidiar con la afluencia de procedimientos, gente que llama a la justicia por todo y por cualquier cosa y que está esperando respuestas judiciales dentro de un plazo razonable. tiempo que no podemos ofrecerles. Es muy frustrante y difícil de vivir para los litigantes y para los profesionales de la justicia”.

Porque el principal objetivo de una verdadera reforma de la justicia es precisamente la reducción de los tiempos de juicio. Tras los primeros confinamientos por la crisis sanitaria, quedaban pendientes 1,3 millones de expedientes. Las ayudas presupuestarias y de contratación estaban destinadas principalmente a “desabastecer” unos 200.000 expedientes.

“Si on s’en réfère aux moyennes européennes, sur une juridiction comme Niort, il faudrait être 90”, explique la secrétaire nationale de l’USM, “nous sommes 20. Alors même pour nous, ça nous parait énorme et impossible, mais si on était le double, déjà on pourrait enfin travailler correctement. Quand vous êtes en audience aux affaires familiales et que vous recevez quinze couples avec leurs avocats dans la matinée et que, en gros, vous avez dix minutes par couple, vous pensez bien qu ‘ils n’ont pas le temps de s’exprimer. Pour les gens, c’est extrêmement frustrant et pour nous aussi. Si on ne donne pas les moyens à la justice, on porte atteinte à son indépendance et à un des piliers de la democracia”.

Natacha Aubeneau se manifestará este miércoles con sus compañeros frente a Bercy, el Ministerio de Economía y Finanzas. El movimiento será declinado en la región ante los tribunales de apelación o los tribunales de primera instancia. El anuncio de los estados generales de justicia anunciado ayer por el Guardián de los Sellos obviamente no será suficiente para calmar a los magistrados de Francia.

TESTIMONIO

La falta de medios y de personal es tal que los magistrados, que pocas veces se expresan, acceden ahora a declarar sobre su vida cotidiana. En nuestro informe, este es el caso de tres mujeres del Tribunal de Apelación de Poitiers, entrevistadas por François Bombard y Antoine Morel.

ENTREVISTA

Dorothée Drouin-Englinger, delegada regional del Syndicat de la Magistrature

You may also like

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.